Resolución y escala en las imágenes digitales

Uno de los aspectos más importantes, para definir la calidad de las imágenes digitales, es la resolución física o superficial de los píxeles. Siendo el píxel, el elemento más pequeño en que puede dividirse una imagen digital, la superficie real que representa cada uno de ellos define los objetos o detalles más pequeños que pueden observarse en una imagen.

Izquierda: Imagen de 256x256 píxeles cada píxel ocupa un punto del monitor. Derecha: Imagen de 32x32 píxeles (cada píxel de la imagen ocupa 64 puntos de monitor). Ver imagen original alta resolución (250 Kbytes)

En la imagen de la izquierda, con un tamaño de 256x256 píxeles, cada píxel representa en la realidad una superficie de 1.17x1.17 mm2. Esto representa que los detalles más pequeños que pueden observarse tienen que tener en la realidad como mínimo 2.56  mm2. O dicho de otra forma, dos líneas o puntos que estuvieran separados entre sí menos de 1.6 mm se verían como una sola línea o un solo punto. La imagen de la derecha tiene un tamaño de 32x32 píxeles, aunque se hayan representado a mayor tamaño para que las dos imágenes se vean del mimo tamaño. La resolución física de un píxel en la imagen de la derecha es de 9.3x9.3 mm2.

Esta imagen tiene un tamaño de 64x64 píxeles y cada píxel se ha representado al mismo tamaño que en la imagen de 256x256 (un punto del monitor)

 

Es importante no confundir la resolución de una imagen con su escala de representación. La escala de representación de una imagen es la relación que existe entre el tamaño real de los objetos y el tamaño que tienen en la representación gráfica. La imagen digital en sí misma es adimensional y puede representarse a cualquier tamaño.

Las imágenes del ejemplo anterior muestran como dos imágenes de tamaños teóricos totalmente distintos (una de 256x256 y otra de 32x32) pueden representarse a la misma escala gráfica, mientras que una imagen cuatro veces mayor que la imagen de la derecha puede representarse a una escala 8 veces menor.

La escala gráfica de una imagen depende del tamaño físico con que se representa cada píxel. Por el contrario la resolución de la imagen nos indica el tamaño de la ventana de muestreo o barrido, que se ha utilizado en la digitalización de la imagen. El conocimiento de la resolución permite la calibración de la imagen y la posibilidad de realizar medidas en unidades físicas sobre la misma.

Imagen de unas monedas con escala gráfica indicativa (25 mm)

Páginas siguientes:

 Procesos de mejora de las imágenes.

Procesos de calibración y medidas

 Página anterior