Introducción

En las dos últimas décadas, una serie de dispositivos tales como tarjetas digitalizadoras para señales vídeo, escáneres y cámaras digitales han generalizado el uso de imágenes en formato digital en los ordenadores personales.

Las técnicas de procesado digital y las posibilidades de análisis del contenido de las imágenes, así como la posibilidad de realizar medidas muy fiables directamente sobre las mismas, sin necesidad de un soporte de papel, han hecho que estas imágenes encontraran un amplio campo de aplicación en la investigación científica y en la industria, sobre todo en los procesos de control de calidad, producción y diseño.

En general para la manipulación de las imágenes digitales, son necesarios programas específicos, que controlan los archivos en los que se ubica la información de la imagen, controlan los dispositivos de captura y visualización y permiten introducir modificaciones en las mismas.

Estos programas pueden agruparse entres categorías principales: